viernes, 8 de marzo de 2013

Django Unchained


El otro día fui al estreno de Django Unchained, la nueva película de Quentin Tarantino. Honestamente, aunque soy seguidor de su obra y he visto todas sus películas y leído alguno de los libros que hablan sobre su carrera, no iba muy esperanzado con la película, la razón. Malditos Bastados.

Si Malditos Bastardos me gustó, pero le faltaba algo, una escena de guerra, un combate, ver a los Bastardos algo más que media hora donde solo muestran su gañanería sanguinaria pero no se les ve en un combate real, solo pequeños matices. Eché en falta esa escena de acción brutal. Además aunque me gustó mucho, la vi demasiado liada con la historia de Shoshana, no obstante lo mejor de la cinta sin duda era el genial Cristoph Waltz encarnando al Coronel Hans Landa.


No esperé con tanta expectación Django y de hecho iba con bastantes reservas. No obstante conforme fue el estreno, fuimos el señor Miguel Angel (alias Tiang Long) y la señorita Ana. Y que queréis que os diga. No me arrepiento.


Tarantino logra hacer lo que hasta ahora nadie había hecho. Ni siquiera Clint Eastwood. Logra mezclar el espíritu del Spaguetti Western de Sergio Leone y Sergio Corbucci, con el rigor y el clasicismo de los western de Hollywood de Howard Hank y John Ford.

Tarantino mezcla y consigue planos dignos de Leone con los secundarios de Ford. Todo en un ambiente lleno de crítica social, metiéndose en uno de los terrenos más pantanosos de la Historia de los EEUU, la esclavitud poco antes de la Guerra de Secesión.

Tarantino usa a un alemán y a un negro liberto como crítica de ese sur profundo y racista (no olvidemos que el es de Tennessee) Muestra el lado más grotesco e inhumano de uno de los crímenes más despreciables, por no decir el peor de la humanidad. La esclavitud, y el no se evade con medias tintas de los negros vivian bien y tenían que comer y ese darwinismo social decimonónico desfasado. El muestra como las personas poseían personas y las usaban como mano de obra, como mero entretenimiento ya sea en espectáculos violentos o para el gozo sexual.

En la cinta Tarantino consigue planos memorables, una recreación perfecta de una época, así como unos grandes personajes acompañados de actuaciones maravillosas. A destacar el siempre genial Cristoph Waltz como el Doctor King Schultz, Leonardo Di Caprio (mi actor favorito) como el esclavista Calvin Candie y Samuel L Jackson como Stephen el esclavo racista que asume su condición.  Aunque no podemos olvidar a Jamie Foxx en el papel de Django, que es muy grande aunque no llegue a la altura de los otros.

Grandes escenas de acción, diálogos memorables, reflexiones que nos harán dudar a más de uno, interpretaciones épicas. Todo en la que posiblemente sea la mejor película de Quentin Tarantino, en mi modesta opinión, llegando a superar las geniales Pulp Fiction y Reservoir Dogs.

3 comentarios:

  1. Blasfemia, blasfemia... Tarantino nunca superará los dialogos de Pulp Fiction, esa será su lagra, el listón se quedó demasiado alto en una de sus primeras peliculas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener más visión! A mi me mola más Django que Pulp Fiction!

      Eliminar
  2. Una película enorme. De mis preferidas.

    ResponderEliminar