jueves, 26 de julio de 2012

Polaris, un juego del Lejano Norte de Conbarba

En este mundillo donde últimamente están sucediéndose de forma constante novedades y publicaciones con autores avispados que se deciden por la autoedición para ver publicados sus juegos, entre medidas de crisis que sumen en una crisis mayor y una presión que está haciendo mermar, y de qué manera, las posibilidades de consumo de gran parte de la población, hay algunas editoriales lo suficientemente interesadas en traer joyas poco conocidas del mundillo rolero al idioma castellano, juegos que se podrían incluir en la categoría "indie" por su temática o su forma de juego poco convencional, primando la narrativa sobre las tiradas y consagrando un modo de jugar que se aleja del tradicional Dungeons & Dragons de toda la vida y sus variantes. En esta ocasión la mirada está puesta en Conbarba, que ya sorprendiera a propios y extraños con su DonJon y otras publicaciones y que ahora ha traído a nuestras manos una pequeña joya llamada Polaris que paso a comentar a continuación.



Polaris es un juego de rol desarrollado originalmente por Ben Lehman y distribuido por TAO Games (These Are Your Games). En España ha sido la editorial Conbarba la que se ha aplicado a su traducción, edición y distribución, en este caso en formato mecenazgo con gran cantidad de recompensas y un precio más que competitivo que sobrepasó sin grandes problemas y se vio respaldado por un buen grupo de personas interesadas en él. La espera ha sido larga, desde marzo que terminó el proceso de mecenazgo hasta esta pasada semana en la que comenzaron a llegar a sus destinatarios, pero la espera ha merecido la pena con creces. 


La edición de este juego está realizada en un formato sencillo de rústica con solapas en formato de tamaño aproximado de A5, con ilustraciones en blanco y negro que acompañan al contenido. La portada no tiene ilustración, tan solo la estrella símbolo de Polaris y el título en la parte baja, una presentación sencilla y funcional ya que no vistosa, pero tampoco es necesario mucho más dadas las características del formato. El interior está maquetado de forma igualmente sencilla con tan solo adorno en el pie de página donde aparece el número de esta y se compone de un total de 119 páginas numeradas. Las ilustraciones en blanco y negro son de gran calidad, otorgándole un aspecto al juego único e inusual que en mi opinión le pega como anillo al dedo. La ortografía y la gramática son muy destacables en este libro, no he apreciado ninguna falta o pega que achacarle, lo que habla mucho de la calidad y el mimo con el que se ha tratado la edición de este juego por parte de la editorial y que puede flojear en otras con mucho más presupuesto.


Polaris se divide en cuatro partes diferenciadas entre sí. La primera cuenta la historia, o lo que se dice y se recuerda de esa historia, que llevó a la magnífica ciudad de Polaris de ser un lugar lleno de vida, sueños y belleza a un lugar decadente y triste, frío y lleno de miedo. Unos fragmentos que hablan de una historia trágica que ha desembocado en la situación actual y prosigue sin que ningún cambio hable de un nuevo repuntar. En la segunda parte se exponen las reglas de juego, desde la creación de personaje hasta el proceso de juego, que es el fuerte principal del juego. No se trata de un juego en el que cada jugador tenga un personaje y haya un director diferenciado que lleve adelante la historia. En este caso, Polaris aboga por un juego cooperativo, con un número de jugadores aconsejado de cuatro, aunque se puede jugar con tres o cinco jugadores. Uno es el personaje denominado el corazón, un caballero de la orden de las estrellas, y el resto de jugadores asumen un rol según su posición respecto a él: el que está enfrente es el errado, quien se ocupa de poner trabas en su camino; a ambos lados están las lunas, que se encargan de los allegados o de los aliados o indiferentes al personajes respectivamente. Toda la historia está narrada entre el corazón y el errado, con la ayuda y consejo de las lunas, haciendo del juego una experiencia completamente interactiva en las que apenas hace falta tirar el dado salvo para resolver los conflictos. Esta mecánica tan sencilla está basada en el consenso a la hora de decidir los resultados de las acciones, donde jamás habrá una victoria absoluta o una derrota absoluta si exceptuamos que el personaje acabará por sucumbir al hastío y morir o convertirse en aquello contra lo que lucha, un fin trágico y épico que puede constituir toda una experiencia en sí para aquellos acostumbrados a los juegos de rol tradicionales.


La siguiente parte es la conformada por los apéndices, donde se exponen las reglas avanzadas tales como modalidad de tres jugadores o más de cuatro; ejemplos de aspectos, eventos, atributos e ideas para usar en las partidas;  así como aquellos eventos o partidas que inspiraron el juego. Para finalizar, junto con la mención a los mecenas de esta edición, se presenta una lista de nombres de estrellas (todos los habitantes de Polaris tienen nombres de estrella), un resumen de las frases que se usan durante el juego, especialmente en los conflictos y para iniciar o finalizar la sesión, y la hoja del personaje. 


Por su originalidad, lo sencillo de sus reglas y lo narrativo, este Polaris se sale de lo habitual, puede ser todo lo profundo que cada jugador quiera, pudiendo dedicar sesiones enteras en torno a un jugador, cambiando entre sí o incluso simultanear al entrar personajes de otros jugadores en la historia del que en ese momento sea protagonista como secundarios de lujo. La historia siempre terminará igual, trágicamente, pero eso no implica no disfrutar de los logros y fracasos de cada uno de los personajes, de sus relaciones y sus sentimientos respecto a lo que le rodea, así como su caída progresiva en el hastío mientras combate a los errados en una lucha eterna por mantener a salvo a la gente de Polaris. Se trata de una apuesta valiente por un juego diferente y de gran calidad, un producto a un precio excepcional con una historia igualmente potente solo apta para aquellos que gusten del juego narrativo, del desarrollo de los personajes a nivel personal y que sean lo suficientemente adultos como para aceptar que los héroes en algún momento también mueren. Personalmente lo considero un gran juego que espero que todos los jugones tengan la oportunidad de conocer en alguna de sus sesiones roleras.

6 comentarios:

  1. Esta entrada también esta en el blog de Argéntea: http://entrescyllaycharybdis.blogspot.com.es/2012/07/polaris-la-apuesta-epica-de-conbarba.html

    Porqué? Porque la autora ha querido y nos ha parecido bien al resto para poder disfrutar de esta reseña :-)

    ResponderEliminar
  2. Mola, si está baratico me lo compro :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El precio aunque ya no se puede conseguir lo mismo que con la preventa/mecenazgo es muy asequible 14€ además ConBarba es ahora distribuido tanto por Sombra como por Millennium así que estoy seguro que será fácil acceder al mismo en las tiendas habituales de cada uno.

      Eliminar
  3. Lechuck dijo...
    Me alegra mucho que Polaris se haya publicado en castellano, pero tengo que discrepar sobre la calidad de las ilustraciones de esta edición. En la versión original, fueron empleadas láminas que Boris Artzybasheff creó en 1927 para "The Wonder-Smith and His Son" Estas ilustraciones quedan perfectamente integradas en el libro gracias a unos breves pero evocadores pies de imagen. Además desde un punto de vista estético me parecen muy superiores a las ilustraciones creadas expresamente para la edición en castellano, que adolecen de pobreza en la composición, errores anatómicos e innecesario barroquismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco las americanas así que no puedo opinar pero si que estoy de acuerdo con usted con que las ilustraciones de la edición en castellano son pobres y a la vez excesivamente barrocas. Evidentemente esta es nuestra opinión hay a muchísima otra gente que les ha encantado... para gustos colores...

      Gracias por comentar y bienvenido :-)

      Eliminar
    2. Buenas
      LeChuck, había problemas de licencia con las ilustraciones originales de Artzybasheff. Hemos preferido curarnos en salud en lugar de silbar disimuladamente. Siento que no te gusten, pero no hay forma de contentar a todo el mundo. Espero que los siguientes sean más de tu agrado.

      Eliminar