viernes, 16 de diciembre de 2011

Sí, juego al rol, ¿y que?

Esta entrada esta un poco fuera de todo aquello de lo que suelo escribir, pero la realidad es que cada un determinado tiempo, siempre me ocurre un evento parecido y me gustaría poder comentarlo con todos vosotros para saber si es que tengo mala suerte o es que en realidad sigue ocurriendo...

Soy ya un rolero viejo, de los que empezó allá por principios de los noventa, cuando casi nadie sabía quien era HP Lovercraft y las películas del Señor de los Anillos eran tan solo un sueño en la imaginación de los adolescentes. Pero también fueron tiempos oscuros. El hobby no estaba tan bien formado como ahora, los manuales aunque mucho más baratos que ahora, seguían teniendo precios prohibitivos para la economía de 300 pesetas semanales que teníamos algunos..(menos de dos euros para los que no conozcan el cambio). Aun así las fotocopias eran la salvación, tiendas en las cuales parecía que cometías un delito al pedir que te fotocopiasen un libro... vale, es cierto lo era, pero eramos jóvenes y pobres, ahora ya solo somos pobres...
Pues bien, fue en aquella época que en Valencia, un grupo de desustanciados cometió un crimen atroz, un asesinato lleno de crueldad y que estaba totalmente fuera de lugar. La cuestión es que nada más cometer tal atrocidad, los medios dijeron que habían sido unos jugadores de rol, por lo que la sociedad comenzó a satanizar a todos los aficionados de la época, y el rol paso a convertirse en "El juego del rol", vamos una acepción que particularmente me daba, da y dará bastante asco... Lo peor de aquellos años fue que en casa de repente te prohibían jugar a algo que llevabas haciendo mucho tiempo, que padres de amigos desde el parvulario les dijeran a sus hijos que no hablasen contigo por miedo a que les hicieses algo o se pegase, como una enfermedad, en ese momento si que parecíamos delincuentes, teníamos que jugar casi a escondidas, pero aquello no hacía nada más que hacer crecer la leyenda negra del rol. Una leyenda negra que en más de una ocasión logró que ciertos elementos maleantes de los que se dedicaban a robar con intimidación, por ejemplo, al saber que eras de esos que jugaban al "juego del rol" te dejaban en paz por miedo. Pero ¿Miedo a que?, eso es algo que desde entonces llevo preguntándome, y sí, digo desde entonces pero no adelantemos acontecimientos...

En los 90´s los medios luchaban contra nosotros, simplemente por que si, por que daba morbo, llevaban a personajes sacados de una novela de Anne Rice como representantes de los jugadores de rol a los debates, frente a psicólogos cuya preparación en el tema no pasaba de haber pasado por una tienda y haber visto en la estantería los siguientes juegos: "Aquelarre" e "In nommine Satannis". Por lo que frente a estos nombres, la idea del docto individuo pues se hacía una imagen totalmente equivocada de lo que era la afición.

Afortunadamente aquella caza de brujas pasó, pero la leyenda negra continuó, sobre todo en el cine, como por ejemplo con dos películas Españolas llamadas, "Nadie conoce a nadie" o "El corazón del guerrero", que incluso nos ridiculizaban, haciéndonos pasar por niños pajilleros con problemas de personalidad o por psicopatas que están dispuestos a cometer los peores crímenes por poder seguir con una partida...

Pero aunque todas esas ideas en la mente de los medios han ido desapareciendo, e incluso cambiando de bando, la leyenda negra sigue en la psique del pueblo llano, ya que recuerdo hace un par de años, antes de disponer de una asociación con sede física, estábamos jugando a rolemaster, una aventura de esas de mucho reírse, con musica épica de fondo, pizzas, coca colas (no nos gusta jugar con alcohol), patatas del XXXXX que son más baratas... cuando apareció la madre del que ponía la casa. lo raro era que el vive solo, y nos organizó una escena brutal, sobre que el rol mataba gente, que hacia que las personas perdieran la cabeza y una montaña de brutalidades carentes de sentido, pero lo mas gore fue que cuando uno de los compañeros de partida le intento decir de buenas maneras que se equivocaba e intentaba explicarle de que se trataba el juego, la mujer aun más alterada le gritó "¡A MI NO ME DIGAS LO QUE ES EL ROL, QUE LO VI ANOCHE EN UNA PELÍCULA!", aun a día de hoy intentamos saber cual de los dos cutrefilms mencianados más arriba vio aquella señora. El resultado fue, que los que habíamos vivido todo lo que sucedió en los 90´s nos sentimos igual de mal, no por nosotros, sino por la incultura y la falta de conocimiento de las personas que temen aquello que no conocen. Pero la mujer consiguió su objetivo que fue que dejásemos la partida tras liarnos el pollo que nos lió.

Esto que parece un episodio aislado, tiene relación con lo que hace unos días me volvió a ocurrir, y es a lo que va todo este post, por que me encontraba yo hablando con una muchacha de buen ver, sobre las aficiones que teníamos y demás, cuando tras una hora de conversación le dije que jugaba al rol, y fue cuando la chica sufrió una mutación en la expresión de su rostro. Una expresión que me hizo sentir como si fuera portador de la peste bubonica, a lo cual la chica me dijo que el rol era malo, que atraía AL MAL, naturalmente yo aguante como pude la risa, por que me iba a partir el pecho delante de ella, me dijo que el rol convencía a la gente para cosas malas y que era una afición donde el mal se asentaba en contra de la sociedad. Naturalmente y una vez más volví a preguntarme, y también a ella, la gran pregunta, ¿pero de que tenéis miedo? ella solo me contesto que al mal... bueno no es que sea una respuesta precisa y concisa como yo requería pero al menos, por absurda que parezca es una respuesta. Ni que decir tiene que tras esa conversación, a la cual di por finalizada cuando recibí la respuesta, pues prefería volver con mi cerveza a un lugar donde fuéramos mejor recibidos, me hice una pregunta... ¿ Seré el único que se encuentra con gente así?..¿Habrá más roler@s que se encuentren con este tipo de situaciones?

De modo que me decidí a escribir este post, para ver si en vuestras respuestas podría encontrar mas acontecimientos como los que relato, ademas de, desde el respeto, reirnos un poco sobre las situaciones tan absurdas que suceden dignas de un cómic de Cels Piñol...

44 comentarios:

  1. Juas, hiciste bien en alejarte de la chica. Estará muy buena, pero lo que es equilibrio mental... madre mía: "¿A qué tienes miedo? Al mal". Toma moreno. A mi me sueltan eso y salgo corriendo cual encuentro con un Primigenio, xDDDD.

    Trucos que suelo aplicar cuando no sé cómo si la persona que tengo delante está informada o desinformada:

    - Me encantan los juegos narrativos... ya sabes, como en los que participabas en la Universidad al defender cada miembro o grupo de la clase un rol particular (aquí el incauto suele soltar un ejemplo, cosa que te viene de puta madre para reenganchar por donde querías). Sí, también se los llama jugar a rol (esta es la opción más neutra y útil para gente que no sabes por dónde va a tirar, le das primero algo familiar y luego le explicas que ya ha jugado a lo mismo que tu juegas).

    - Juego a rol, ¡¿nunca has jugado a rol?! (si se dice con la suficiente cara de incredulidad, el otro se siente tan desmontado y aturdido que hasta lo puedes enganchar para la siguiente partida del domingo, xDDD)

    - ¡Me encanta el teatro improvisado! Y a continuación una elegante, muy breve y apasionada disertación de lo que es el rol (si la persona es amante de las letras, con esta opción sus ojos harán chirivitas, xD)

    Yo la verdad es que hace tiempo que aprendí a sortear esos momentos incómodos provocados por incomodidad. Si la persona se ve a la legua que no va a aceptarlo (como puede pasar con cualquier otro hobby), directamente no se menta o se menta de pasada y au. Pero lo cierto es que incluso los más desinformados, si se les suela una frase lapidaria tal que: "¿no jugabas a indios y vaqueros / papas y mamás de pequeño?" o "¿nunca habéis hecho grupos de debate en la Universidad / Instituto?" "Eso es rol, sólo que yo juego a un nivel más elaborado". Así terminan con cara de... "jummm, pos igual estaba equivocado".

    ResponderEliminar
  2. Es lamentable que todavía exista gente con es mentalidad, y mas, si son de una edad similar a la nuestra o mas joven incluso. Hace años que no sufro ningún encuentro tan bochornoso como esos, aunque recuerdo como hace muchos años mi tía me recriminó por leer el señor de los anillos de JOC... Veo que en esta España retrograda no cambiamos, y los puritanos siguen santiuandose cuando creen ver al diablo por la calle...

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que hace mucho tiempo que nadie me comentaba que le hubiera pasado algo así. En su día yo me encontré con alguna gente que también pensaba que el rol era el Mal (así con mayúsculas) pero en general no eran tan radicales, y se les podía hacer entender qué es el rol sin tantos problemas.

    Lo más raro que me pasó fue uno de mis jefes que al enterarse de que iba a un rol en vivo por algún extraño motivo se creyó que aquello era una especie de orgía o similar… no me preguntes por qué… e incluso después de explicarle varias veces de que iba y enseñarle las fotos cuando acabó él seguía a lo suyo. Lo más curioso es que este jefe (que no llegaba a los 30) era un fanático de los juegos de ordenador tipo Diablo II (fue antes de la existencia del WoW…)

    Por cierto, como detalle, el crimen de Javier Rosado (que es como se llamaba el autor del mismo) que comentas en el artículo se cometió en Madrid, no en Valencia.

    ResponderEliminar
  4. Yo la verdad es que he tenido bastante suerte y nunca he tenido muchos problemas con eso, aquí en Coruña. Mi madre una vez me cogió un manual de vampiro, donde claro, hablaban de asesinar y tal, y dijo que no le parecía bien, así que yo cogí, y le dejé el manual para que lo leyese, al final me dijo que realmente el rol era inofensivo. La única de la familia con quien tuve problemas fue con mi abuela, pero es que ella sigue anclada en los años 20 y es ultrareligiosa. Quitando eso, fuera como mucho lo único que he aguantado cuando jugaba en público eran miradas, nada más, y comentarios solo de alguna compañera en el insti. Pero hoy día nada, la gente que me dice que no sabe, no tiene una idea prefijada como antes...

    ResponderEliminar
  5. Cuando era estudiante de enfermería, hacía practicas en el Hospital Provincial de Córdoba. Un día, el ascensor se quedó parado con unas cuantas personas dentro. Yo por suerte, llevaba un manual, el de mi juego favorito (Vampiro: La Mascarada), así que a los minutos de estar con el ascensor detenido, me senté, saqué mi manual y me puse a leer algo del reglamento.

    En ese momento, un celador me dijo con voz recriminatoria:
    - Tu has parado el ascensor con tu magia negra del rol.

    Y nada, aún me estoy riendo por lo estúpido que puede llegar a ser el ser humano en busca de prohibir y destruir aquellas cosas que no entienden, ni se molestan en entender.

    ResponderEliminar
  6. No puedo decir que sea de los jugadores de rol más viejos; empecé casi a mediadis de los 90.
    Recuerdo que los asesinatos de los juegos de rol eran relativamente recientes (aunque no puedo precisar cuánto hacía de aquello).
    Yo era aún muy jóven (quizás 10... 12 años) y un compañero de clase me dijo de echar una partida. Obviamente, me chocó esa propuesta pero, viniendo de quien venía, no podía ser malo o bien los "jugadores de rol del telediario" hacían otro tipo de rol. Al menos, eso pensaba yo.
    Por suerte o por desgracia para mí, la única intolerancia que he encontrado con respecto al rol fue en la universidad, de una chavala que estudiaba periodismo y que reaccionó como bien comentais. También en esa ocasión tuve la suerte de tener a mi alrededor a un grupo de gente friki y con la que ella ya tenía contacto. Fue fácil proponerle echar una partida y, finalizada ésta, eliminó todo tipo de resentimientos frente al rol.
    De todas maneras, creo que con el rol pasa lo que viene pasando con casi todo en este pais: que la gente se dedica más a mirar en qué son diferentes que en qué son similares. Y con el rol, además, está el problema de la ignorancia.
    En mi opinión, creo que quedan pocos reductos de ignorancia en este sentido, en parte porque está de moda ser friki y la gente lo va aceptando; en parte porque "el rol es malo" ya tiene mucho tiempo y a la gente le da igual.
    Y qué pena por aquellos que jamás experiemntarán sentirse como otro, ya sea héroe o villano, y subir de nivel.

    ResponderEliminar
  7. A mi madre todavía me dice que tenga cuidado con eso a ver si se me va a ir la pinza, es dificil luchar contra la creencia popular y la ignorancia, sobretodo para aquellos que realmente les da igual y no quieren abrir la mente.

    ResponderEliminar
  8. guau!! cuanta aceptación... y yo q estaba asustado por si alguien iba a empezar con las historietas de que escribir este articulo seria malo para el hobby y cosas así...
    la verdad que aunque sea un poco amargo, es bueno saber que uno no esta solo en estas desventuras, o aventuras, según se vea... a mi con mi hermana me pasaba lo mismo q a Zeratul con su madre, pero un día en su trabajo hicieron un simulacro de gran catastrofe (trabaja en urgencias medicas)y me dijo q se lo pasó muy bien y desde entonces ya no volvió a decir nada... jejeje

    Un saludo a todos y gracias por comentar!!!

    ResponderEliminar
  9. Todo lo que cuentas me suena como si lo hubiese vivido.

    A mi me he han llamado al despacho del director en el instituto (a principios de los 90), a una reunión urgente y grave con la orientadora, director y jefe de estudios por jugar y enseñar a jugar al rol a compañeros de clase. Por suerte luego resultaron ser muy abiertos de mente y nos permitieron jugar en clase en los recreos y todos. Pero el susto y el daño ya estaba hecho y todos nos miraban como apestados. Familiares de amigos les han prohibido jugar conmigo e incluso hablarme. Y he vivido situaciones de lo más absurdas, parecidas a lo ocurrido con la madre de tu amigo con una chica que insistía que el rol era una cosa en la que había que cortarse las orejas y limarse los dientes para parecer un vampiro, porque a ella se lo había contado uno de su clase que su primo jugaba. No importa que les expliques lo que es, que ellos ya lo han visto en la tele o se lo ha contado el amigo del primo que juega y saben mejor que tú que es el rol.

    ResponderEliminar
  10. Lo mejor es hacer que la gente lo pruebe. Todavía recuerdo hace muchos años cuando mi suegra, influenciada por la televisión me vió una camiseta de Iron Maiden y me dijo con un tono un poco despectivo: "Eso es una camiseta del Rol ese ¿no?" En fin, que la gente oye campanas y no sabe por donde.

    Años despues, las navidades pasadas, convencí a toda mi familia politica para jugar al rol en Nochevieja, les hice una aventura del Aquelarre improvisada en plan ilustrativo y por fin supieron que era eso del Rol, y no sólo eso les encantó y nos lo pasamos genial, ya me estoy viendo que estas navidades seran ellos los que me pidan una partidilla... ya vereis.

    ResponderEliminar
  11. Sinceramente... no se ni que decir.

    La incultura, la intolerancia, y el miedo a lo desconocido provoca esto y más. Algún día todo esto sólo serán anécdotas de viejas y chascarrillos de pueblo.

    ResponderEliminar
  12. Yo me acuerdo cuando me compre mi primer manual de rol, el Warhammer Fantasy de primera edición, uno de los juegos que más me gusta y que más he trillado. Cuando mis padres lo vieron (yo tendría 13 años o así) y ponía "Warhammer Fantasía Juego de Rol" lo primero que me dijo mi padre es que eso era satánico y que venían conjuros para invocar al demonio.

    10 años después tengo una estantería bastante llena de manuales y es mi padre quien me pide novelas de fantasía para leer xD

    ResponderEliminar
  13. Por suerte, mis padres siempre han sido muy tolerantes, y lo primero que hicieron cuando empecé a comprar manuales de rol (fue antes del famoso crimen), fue sentarse conmigo y jugar una partida improvisada.

    No obstante, sí que tengo varias anécdotas, la más reciente de una conocida del barrio que me preguntó si no tenía miedo de que se me fuera la cabeza por jugar a rol... cuando su hija es ex drogadicta, esquizofrénica, se escapó de casa y yo para mi que hasta se prostituyó.

    Cuando me comentan algo del rol, siempre pongo el mismo ejemplo: "esto es como matar a alguien por llevar la bufanda del equipo contrario. ¿Es por eso malo el fútbol?" Lógicamente, hay gente que no lo acepta, pero bueno...

    En fin, como dicen más arriba, por suerte ahora ser friki está de moda.

    ResponderEliminar
  14. Joder, yo debo ser un tip entre un millón. Jamás me ha pasado nada malo, al contrario.

    Todo el mundo que he cnocido y sabía que jugaba al rol (hasta las chicas) se interesban por le tema, en plan "y de que va?" o "A mi me molaría probarlo" (coñas aparte). Y de llevar libros a clase o tal y sin problemas (en casa aun menos).

    Pero también debo deciros que los tenéis cuadrados, a mi alguien me monta un pollo en publico ppor algo de eso y el que acaba avergonzado es él.

    Un abrazo y animo con estas cosas.

    PD: nosotros vimos la peli que pones en el cartel y debo decir que nos reíamos mucho con ella, nos dió igual ejje.

    un ar¡brazote

    ResponderEliminar
  15. Gracias por comentar y bienvenidos.

    Esa película es una basura, siento decirlo así, pero no creo que haya aportado nada bueno a este mundillo.

    ResponderEliminar
  16. Pobres campesinos infelices. Cuando aporrean la puerta de mi malefico castillo de la muerte, armados con antorchas y horcas, cojo el terrible y arcano manual de rol que tenga en ese momento sobre mi atril fabricado con apéndices humanos y procedo a maldecirlos con el hechizo del ascensor parado. Muahahahahaaaaaa

    #facepalm

    ResponderEliminar
  17. gracias a todos por comentar y por mostrar vuestras experiencias y por la aceptacion del post, es un placer saber que hay gente como vosotros q nos lee

    ResponderEliminar
  18. Yo me he debido volver muy nihilista con la edad... o que intento no hablar de mis aficiones con desconocidos, pero la verdad es que si alguna vez alguien ha tenido algo en contra del rol no ha tenido huevos a decírmelo...

    Pero bueno, vivimos en un país donde hay mucha gente pero pocas personas así que ¿por qué esperar algo distinto?

    ¡Un saludete!

    ResponderEliminar
  19. Me ha gustado tu frase "hay mucha gente pero pocas personas" porque desgraciadamente es muy cierta.

    Hay mucha gente que oculta esta afición, de hecho yo conozco varios casos, sobretodo gente que tiene trabajos de un carácter más público. Es una pena que en la época que vivimos con todo lo que ha pasado a través de los años hoy en día haya que tener cuidado que se dice y donde.

    Gracias por comentar y leernos.

    ResponderEliminar
  20. Personalmente, yo he tenido la mala experiencia de tener una madre que siempre ha pensado que el rol iba a volverme loco, que me iba a convertir en un deshecho social, e incluso que iba a ser la ruina de mi vida. Curiosamente, lo que siempre ha salvado la vida de mis libros de ser tirados a la basura o quemados a lo bonzo ha sido que ella ama los libros y la lectura (de hecho, en casa de mis padres puede haber más de mil libros de lectura tirando por lo bajo), y cada vez que amenazaba con hacerlo parecía que una fuerza kriptonítica detenía su mano (hahaha!!! Su debilidad era la fuerza que salvaba mis libros siempre).
    Pero sí, ciertamente tuve una escenita del tipo de la niña ignorante, en la Universidad, cuando una compañera de curso estaba charlando conmigo camino de casa, y cuando salió el tema de las aficiones y le dije que jugaba a rol, se le puso cara de haberse tragado una mierda fermentada y empezó que si eso era de matar gente, de locos, que yo estaba loco por eso, etc. Intentando razonar con ella, vi que se había cerrado en banda y directamente opté por mandarla a tomar por culo por la via rápida y no volvió a dirigirme la palabra. La verdad es que fue un lastre que con gusto me quité de encima, porque encima era una pijipollas. Es cierto. La ignorancia es la enfermedad cancerosa del cerebro de los idiotas aferrados a lo que el borreguismo les dicta. Pero al menos, así seguiremos existiendo personas con una mente más capacitada para aceptar la existencia de lo increible y lo maravilloso, que nos permitirá maravillarnos cada vez que miremos la luz del sol del amanecer reflejada en dorado en las nubes. ¿Qué es lo que ellos ven? Sólo el cielo de un día más. En fin.

    ResponderEliminar
  21. Buenas, mi primer comentario pero el tema yo tambien lo he vivido en carne propia como muchos de vosotros con la abuela anclada al pasado, los compañeros de instituto haya por el 92-93 que se apartaban como portador de la peste por llevar el manual de la llamada de joc, o que los profes te requisaran dichos manuales. Por suerte yo la presion en casa cuando eso paso me la quite de encima cuando una tarde escucharon conmigo una tertulia de una radio nacional en la que una psicologa informada explico lo que era el rol y beneficios que tambien tiene. Desde entonces dejaron de preocuparse.
    La ignorancia provoca miedo y el miedo provoca rechazo, el problema es que muchos ignorantes no quieren dejar de serlo.

    ResponderEliminar
  22. Es increíble, insisto ojala todas estas cosas queden como anécdotas de viejos, y cuando se lo contemos a nuestros hijos nos llamen exagerados y no sean capaces de imaginarselo porque eso será señal de que la normalidad vuelve a su cauce.

    Gracias a tod@s por comentar vuestras experiencias personales.

    ResponderEliminar
  23. No sé que tanto cuente mi experiencia, comencé en el Rol en el 2000 a los 14, pero aquí en Argentina, esas cosas jamás me pasaron y a los compañeros que me inicaron en el rol y jugaban desde mediados de los noventa tampoco.
    Aquí el rol y demás cosas eran "las cosas geek de los yankies", modos de perder el tiempo muy tontas según la opinión general. Jugar rol, coleccionar miniaturas o leer fantasía te rebajaba en la escala popular notablemente. Pero jamás fue objeto relacionado con el MAL, el satanismo, la magia negra, etc. Es más la gente aquí siempre fue ateísima en ese aspecto, si le mencionas a alguien que el libro puede invocar al diablo se desmayan de la risa y ni te toman enserio, un profesor de secundaria te dirá como mucho que no rompas las ***** y guardes esa estupidez.
    Eso si, en la universidad es el no va más en rol, hasta hace unos años en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales se organizaban jornadas de rol (luego el presupuesto y esas cosas), hemos juagdo en el bar de la facultad a Rol, Magic, Juegos de tablero, etc. y solo hemos conseguido atraer miradas llenas de curiosidad y nuevos jugadores (aunque admito que el libro de Cthulhu entre los de Astrofísica y Relativdad queda raro hasta para mi...)
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Bienvenido Reihos.

    La verdad, me alegra mucho que en otros lares sea algo más "normal". Es realmente curioso.

    Gracias por compartir tu experiencia con nosotros :-)

    ResponderEliminar
  25. Llevo tambien desde principios de los 90 roleando y no me ha pasado nada raro ni especial, nadie jamas me hizo comentario alguno a mi afición, es mas, he observado con el paso de los años como la gente se acerca a mi y a mi hobby con curiosidad y de manera abierta y sana, he deducido mas de una mirada de envidia sana al escuchar mis relatos de aventuras y risas en las sesiones roleras y he encontrado compañeros de afición donde menos lo esperaba, pero reproche o negativa alguna jamas, quizá he sido simplemente afortunado.

    ResponderEliminar
  26. Benditos sean aquellos que se topan con la estulticia más cerril en su camino...pues anda que no hay que tener paciencia con esa gente.jaja.Sólo por todo lo que te has encontrado en tu vida rolera, habría que compensarte muchacho, cuanto surrealismo!En mi caso he tenido pocas experiencias adversas con la gente desinformada sobre el rol, pero siempre me lo he tomado como un divertido reto de "evangelización", supongo que estudiar Relaciones Públicas te brinda esos rangos de Diplomacia tan necesarios.jaja. Pero vamos, soy de la opinión del Contemplador: si vienen a tocarte la moral, la cortesía es brutalmente opcional. De igual manera, hay que mostrar esto como lo que es: Un divertimento sano hasta decir basta, sin complejo ninguno, bastantes locos hay ahí fuera como para que a nosotros nos quieran hacer pasar por tales....

    ¡Un placer signar por primera vez en esta ilustre morada rolera!

    ResponderEliminar
  27. Yo he recibido algún comentario por jugar al rol, pero más de chanza que de veras. De hecho, he tenido la suerte de que cuando me tocaba explicar qué era un juego de rol la gente intentaba aclarar sus dudas (y yo desterrar los prejuicios) y bueno, quedaba como el friki del grupo o del trabajo, pero la gente no me miraba mal.

    En cuanto a la peli "El Corazón del Guerrero", empecé a verla con gran interés, porque Dani Monzón, su director, era (o es) jugador de rol. El chasco que me llevé fue pequeño.

    ResponderEliminar
  28. Bueno mi caso es muy parecido al tuyo, soy de la vieja escuela, jugué a todo en su época, devorábamos todos los libros y como mínimo jugamos a una partida por probar el sistema de juego, en mi caso no me miraban como el rarito en clase ya que también jugaba a todos los deportes y no era malo precisamente, ahora bien es verdad que el día que ocurrió lo del asesinato si noté cierto distanciamiento de algunos compañeros de clase. También es verdad que la noticia fue muy sensacionalista, recuerdo que Antena 3 los libros que sacó como ejemplo fueron el Aquelarre, Ragnarok, Paranoia, In Nómine Satanis. Por suerte yo ya les había hecho una partida a mis padres, no les gustó mucho ;p, pero al menos sabían que esto no tenía malicia ninguna. Con respecto al Corazón del Guerrero pues a mi me pareció justo lo contrario, es verdad que no hizo un lavado de cara pero le quitó algo de hierro al asunto, si muchos supieran que en el principio de E.T. se les ve jugando al D&D a la gente se le quitarían tanto el miedo.

    ResponderEliminar
  29. Yo realmente me sorprendo los que comentan que nunca nunca han tenido ninguna anécdota negativa, no he querido compartir mis anécdotas personales, porque no son caldo de buen gusto como muchas que estáis contando, desde ser un moco y tener que explicarle a mis padres a que dedicaba las tardes, hasta apuntes de dedo, y "presentaciones" a padres preocupados de que hacían sus hijos las tardes del fin de semana.

    Hay que reconocer o reconozco que había que esconderse, que había que escoger bien las palabras, tal vez por eso en mi boca siempre estaba el Señor de los Anillos, que al menos era algo más conocido y daba lugar a menos pensamientos malignos que otros títulos de juegos de aquella época.

    Muchísimas gracias a todos por contar pequeñas parcelas de vuestra vida.

    ResponderEliminar
  30. Yo soy joven, empecé a jugar al rol en el 2009 (dos añitos de nada), y aunque la gente siempre mira un poco raro cuando menciono lo del rol, y he perdido algún lque otro igue por mencionarlo (lo que demuestra que no tenían futuro), nunca ha sido para tanto. También es verdad que en mi familia siempre ha sido muy liberal y mi primo, que me habló del rol cuando yo tenía once años (y cinco años que pasaron hasta que conseguí encontrar a alguien con quién jugar) me allanó un poco el terreno.

    ResponderEliminar
  31. Afortunados auqellos que no habeis tenido q lidiar con padre de amigos, profesores de instituto... MI profesor de literatura me dijo que era una Novela Barata... vamos una burrada q seguramente lleve años recomiendole por dentro...

    ResponderEliminar
  32. Yo empecé a jugar a finales de los 80 y recuerdo bien esa etapa de histeria mediática que mencionas (y los libros de importación a 8000 pesetas, y las fotocopias de manuales...). De todos modos, yo tuve muchísima suerte. Mi hermano gemelo y yo nos aficionamos gracias a un amigo y, en casa, no sólo les pareció bien sino que tanto nuestra hermana mayor (que nos aficionó a la lectura de bien críos y que siempre nos compraba libros) como nuestra madre siempre se aseguraban que tuviéramos juegos nuevos como regalo de cumpleaños y de Navidad.
    En la copistería jamás nos pusieron pegas, supongo que por la cantidad ingente de manuales que llegamos a fotocopiar y encuadernar hasta que pudimos pagarnos los juegos. Es más, en una ocasión nos preguntaron si nos importaba que se hicieran una copia de algunos juegos (para el hijo de uno de los dueños), cosa que naturalmente accedimos xD
    Como nuestra casa era la que tenía el comedor más grande, era donde solíamos jugar y jamás, por bizarro que fuera el módulo de turno, mis parientes se inmutaron. De hecho nuestra madre se aseguraba de que tuviéramos provisiones suficientes para aguantar las largas horas de juego.
    Jugar a rol es un acto social, además de lúdico. Algunos de mis mejores amigos pertenecen al gurpo de jugadores con los que empecé o hemos compartido en múltiples ocasiones la mesa de juego. Hace ya tiempo que no intento "convencer" a nadie si me sueltan un discursito sobre "la maldad del rol". Hablando en plata, por mí se pueden ir a cagar, ya que una actitud tan radical demuestra que esa persona es corta de miras y que no va a bajarse del burro. ¡Ellos se lo pierden!
    Saludos a todos, tanto veteranos como recién llegados.
    P.D.: Es más, llegamos a organizar unas jornadas de rol en el instituto, e incluso algún profesor se apuntó a jugar. Pero eso es otra historia...

    ResponderEliminar
  33. Un gran comentario Morgan que me trae muchisimos recuerdos :-)

    La verdad es que esta entrada así como sus comentarios me está inspirando mucho, a ver que sale este mes que entra, a lo mejor hasta os sorprendo!

    Gracias por comentar preciadas partes de vuestra vida con los demás :-D

    ResponderEliminar
  34. Yo he sufrido a gente así durante mi proceso de adaptación al rol. Recuerdo que ya estaba en tercero de universidad, y tenía una amiga que sabía cual era mi afición y a la que torraba con mis historias (a ella no le importaba eso del rol) Un día comiendo en su casa, fue a decirle a su madre: mira, "Paty juega al rol, ¿sabes?" Y su madre me dijo to preocupá: "Pero... eso es malo, hija. ¿Tu te sientes bien?" Y su hija partiéndose la caja y yo explicándole a la mujer lo que era hasta que pareció darse cuenta.

    Pero mi comentario viene más por el aturdimiento que sentí viendo "El corazón del guerrero", película que yo esperaba fuese de aventuras y me vi un truño tipical spanish que me dejó muy rayada pensando "Estos tíos han hecho mal la película, ¿qué va a pensar la gente ahora?" Me dolió y me decepcionó mucho.

    Lo que comentas de los tertulianos trayendo a roleros medio vampirizados (no sé como estos sujetos se pueden prestar a ir a estos programas para que los pongan de vuelta y media) pues es algo que me produce cierto resquemor cuando lo veo.

    Aún así, hay gente que está abierta a esas cosas y mi afición dentro de mis círculos se ve como algo normal, aunque no deja de ser algo que menosprecian, como si mi afición al rol fuese menos normal que si coleccionase etiquetas de champú...

    Bueno, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentarnos tu experiencia :-)

      Eliminar
  35. Os ilustro con un artículo publicado en una humilda revista de provincias. Y cómo hemos evolucionado desde esos años 90 en que ser rolero era un sello cuando menos peculiar. Ni que decir tiene que yo soy uno de los mencionados.
    "¿Qué hacen dos profesores, un investigador en biología, un inspector de seguros y un subdirector de sucursal bancaria?. ¿Hablan de política?. ¿Comentan cómo están sus parejas e hijos?. ¿Toman unas tapas?.
    La verdad es que hacen todo eso, y sobre todo hablan de Rol. En efecto, este pasado verano pasaba por el parque de Lourdes y me encontré con eso que los jóvenes jugadores de rol llamamos “antiguos”. Individuos mayores de 30 años, algunos superan los “ticinco”, que mantienen viva su principal afición. Tras saludarlos y comprobar que seguían planeando nuevas fechorías rolísticas seguí paseando y pensando y en esto que llegué a una nueva conclusión sobre mi afición favorita.
    Según algunos medios periodísticos de este país los aficionados a este tipo de juegos somos poco menos que sicópatas, asociales o simplemente rarezas efímeras.
    Pues esta reunión veraniega vino a reafirmar mis convicciones. Ninguno de los allí presentes puede ser considerado un sicópata, ni un fracasado social ( papa por favor lee con atención las profesiones y extrae consecuencias), ni una rareza efimera (perdonadme pero lleváis ya 20 años en este negocio). Mucho me temo que todas las diatribas contra estos tipos de juego provienen de la ignorancia y el desconocimiento. El temor desde épocas inmemoriales siempre es producto de lo que los ilustrados llamaban la “oscuridad”, aquella que había que desterrar usando las “luces” de la razón. El miedo es producto de lo desconocido, siempre está inseguro el que no sabe que va a suceder y el único arma para luchar contra esto es utilizar la curiosidad de los propios oscurecidos. Aunque mucho me temo que no todos tienen esa facultad propia del ser humano que ha permitido a nuestra especie lograr sobreponernos a todas las dificultades. Me pregunto entonces: ¿pertenecerán a otra especie aquellos que perdieron la facultad de intrigarse, razonar y acercarse a lo no común?. Los bestiarios medievales están llenos de extrañas criaturas, pero otro día investigaré cuál han de ser."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario muy extraño XD

      Gracias por comentar señor Anónimo.

      Eliminar
    2. Un buen post, en el que me he sentido totalmente identificado. Mi madre y mi padre tambien en su momento trataron de alertarme del peligro!!, hasta que cogí a mi madre y la senté en una silla y que viera de que se trataba. Sus palabras fueron "¡que idiotez! sólo hablais", pero al menos le quité el miedo del cuerpo.
      Yo la verdad si sale el tema digo narración, interpretación y no rol. Por cierto macho, si me pongo a ligar nunca hablo de rol, ordenadores o videojuegos. Suelen restar puntos ; )

      Eliminar
    3. Ya ves! Yo conozco a uno que una vez dirigiendonos cuando acabó la sesión nos saltó "Venga iros iros y llevaros los Manuales que he quedado con una tía".

      Puede que sea un tema de posible ligoteo en unas jornadas con chicas que conozcan algo el tema, pero así intentar ligar hablando de rol y videojuegos. Chungo lo veo XD

      Gracias por comentarnos tu experiencia y bienvenido Alberto :-)

      Eliminar
  36. A mi la verdad es que pocas veces me ha tocado hablar sobre los juegos de rol con personas que no lo juegan y nunca han reaccionado tan mal que recuerde. Creo que no llevo tanto tiempo en esto, no lo he podido jugar tanto como quisiera y no lo ando diciendo: Hola, yo roleo, al presentarme. Me ha pasado más en otras aficiones frikis, como una vez que mi abuelita me retó por leer a Tolkien o mi madre le rompió una revista sobre warhammer (que a todo esto, lamentablemente nunca he podido jugar). PD: Los comentarios están interesantisimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por querer comentar tu experiencia con nosotros. :-)

      Eliminar
    2. Si, mi abuelita también en ocasiones dijo que Harry Potter y Dragon Ball eran satánicos. En fin, tampoco me importó. Saludos y de nada, gracias a ustedes por enseñarme tanto.

      Eliminar
  37. Una vez un tío dijo a un grupo que jugaba a Vampiro que si iban a la iglesia y se arrepentían, Dios les perdonaría por haber jugado con ese juego tenebroso y maligno.

    ResponderEliminar